jueves, 20 de septiembre de 2007

LA JORNADA


La controversia mediática, polarizante, se genera en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por una propuesta de ley para legalizar causales de aborto, lo cual genera espanto y oportunidad en Norbertito Rivera para distraer la atención sobre los aún supuestos vínculos como defensor de sacerdotes pederastas y tratar de incrementar la poca credibilidad de la iglesia católica como "vocera del pueblo".Sociedad de connnivencia / Hernández / La Jornada / 8 de abril de 2007La controversia mediática, polarizante, se genera en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por una propuesta de ley para legalizar causales de aborto, lo cual genera espanto y oportunidad en Norbertito Rivera para distraer la atención sobre los aún supuestos vínculos como defensor de sacerdotes pederastas y tratar de incrementar la poca credibilidad de la iglesia católica como "vocera del pueblo".
Si bien la Iglesia católica no es parte de la administración pública mexicana, si debe su mantenimiento al diezmo y/o limosna que le otorgan sus creyentes.La Iglesia Católica, en especial el llamado Episcopado mexicano, sucursal del Estado Vaticano, ha sacado las antorchas actuales: el escándalo mediático para grillar el derecho a la vida en su injerencia respecto al aborto y sus causales legales próximas a aprobarse. Sumándose a la grilla grupos de fanáticos que defienden sus creencias queriendo imponerlas como únicas.
La iglesia católica, defensora de la creencia, sus intereses y la ganancia que ellos les genera, saca las antorchas medievales disfrazadas de provocaciones discursivas, olvidando sus excesos y abusos sobre la ignorancia y fe de la gente.
Sociedad de connnivencia / Hernández / La Jornada

No hay comentarios: